Argentina aprueba una ley contra el acoso escolar

El acoso escolar, o bullying, siempre ha existido. Pero cada vez hay más sociedades que toman conciencia de que es un problema que docentes, padres y alumnos deben detener. Así es que en Argentina, donde el 37% de los estudiantes reconoce que ha sido insultado en el último mes por sus compañeros y el 23% confiesa que lo golpearon, el Congreso aprobó el pasado jueves una ley que busca reducir los casos de violencia física, verbal o psíquica que practiquen grupos de alumnos de manera constante contra otro. La norma se sancionó un día después de que en el municipio de Quilmes (periferia sur de Buenos Aires) una adolescente de 15 años fuera sometida a una paliza, con puñetazos, patadas, piedras y hasta un arma filosa por 11 compañeras de colegio que la castigaron por “linda”, después de cinco meses de hostigamiento permanente y de falta de respuestas de las autoridades escolares y de los padres de la principal agresora.

La ley crea equipos especializados en acoso escolar que puedan intervenir en situaciones determinadas y estipula que las sanciones contra los agresores deben ayudarlos a caer en la cuenta en el error que cometen y no sencillamente castigarlos con amonestaciones. En caso de que el estudiante deba ser expulsado del colegio, esta institución deberá conseguir que otra lo reciba. De esta forma, se evita que los agresores sean expulsados del sistema educativo.

La norma también crea una línea de atención telefónica gratuita para que llamen las víctimas que no se atreven a denunciar su caso en la escuela o que encuentren que ésta no da respuesta a su reclamo. Además promueve espacios de diálogo entre padres, alumnos y docentes para prevenir y solucionar episodios de violencia escolar, así como investigaciones sobre experiencias al respecto. El Ministerio de Educación deberá redactar una guía con pautas para que los profesores y maestros puedan actuar del mejor modo ante estas situaciones que a veces los desbordan o que en otras las ignoran o subestiman.

El acoso escolar no es sinónimo de violencia en las aulas, pues no incluye las peleas entre bandas. Se refiere al hostigamiento prolongado en el tiempo de un grupo de niños, en los que suele haber un mentor y varios ejecutores, contra un compañero de clase. Otros alumnos pueden resultar meros espectadores, pueden festejar la burla o intentar frenarla. Lo que se aconseja a toda la comunidad educativa es la tolerancia cero con estas prácticas, no dejarlas pasar sin llamar la atención. La violencia no solo ocurre en la escuela sino fuera de ella, por ejemplo, en las redes sociales. Muchas veces los niños acosados no denuncian su situación, pero existen pautas de comportamiento que permiten sospechar que están siendo víctimas de bullying, como la renuencia de asistir a la escuela o de ver a sus amigos.

La ley no encara el problema como una cuestión individual sino colectiva. “No se enfoca en el individuo como víctima o victimario, sino que pone el acento en el contexto en que se dan las interacciones”, explicó la diputada kirchnerista autora del proyecto, la pedagoga Mara Brawer. “Cuando se generan situaciones de violencia en una escuela, los conflictos no son únicamente de un alumno, al que se lo suele catalogar como el chico problema, ni responsabilidad de un solo docente, sino de todos los miembros que integran esa comunidad educativa”, añadió Brawer en una entrevista con el periódico Página/12. “Las investigaciones demuestran que en aquellas escuelas donde se supera el silencio y se encaran los problemas, generando espacios de diálogo y de intervención de padres y docentes, el acoso escolar disminuye hasta en un 70%”, destacó la diputada. Su proyecto pretende que estas experiencias se generalicen en todos los colegios.

El bullying “es una cuestión cíclica, que cada tanto toman los medios y cobra más presencia”, observó el senador kirchnerista y exministro de Educación Daniel Filmus. “Cuando cobra más presencia hay que aprovechar para dar el debate social. Es un problema de todos los días. La discriminación es muchas veces alimentada desde la televisión, donde se festeja y se aplaude, por diferencias físicas o de color de piel o por discapacidades”, lamentó el candidato a renovar su escaño por Buenos Aires en el Senado en las próximas elecciones legislativas del 27 de octubre. Sus principales rivales son la conservadora Gabriela Michetti y el progresista Fernando Solanas, más conocido como Pino.

You can skip to the end and leave a response. Pinging is currently not allowed.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Hosteado en HostPlus